¿Valor o precio?¿Gasto o inversión?

Antonio Machado dijo con gran acierto «solamente el necio confunde valor con precio». Pasados algunos años, una sociedad de consumo descontrolado y un tejido empresarial ajeno a aspectos transversales de desarrollo y vinculantes para su negocio, han conseguido convertirla en una máxima que nos pone las cosas muy, muy difíciles.